Intraemprendedores/as, Motor de Innovación en las Empresas

IntraemprendedoresUn nuevo rol se asoma al panorama actual dentro de las empresas, los intraemprendedores/as. Este tipo de empleados/as son y van a ser un grupo muy valorado dentro de cualquier tipo de negocio.

¿Qué es intraemprendedor/a?

Existen personas que por ciertas circunstancias no pueden crear un negocio, pero que tienen el espíritu y las motivaciones propias de alguien emprendedor, ¿entonces?, ¿lastran sus ilusiones y su potencial por las circunstancias y su contexto personal?. Rotundamente no.

Si se dan las condiciones apropiadas, este tipo de personas adoptará el rol intraemprendedor. Vivimos en la época de la imaginación, las ideas y la competencia. Para poder subsistir, las empresas tienen que reinventarse, innovar y mejorar de manera constante. Son este tipo de trabajadores/as los que hacen posible este cambio.

Las empresas necesitan intraemprendedores/as para crecer. Personal por cuenta ajena que siente a la empresa como suya y que trabaja en consecuencia.

Bajo la “seguridad y la estabilidad” que ofrece una empresa, podrán desarrollar todo su potencial haciendo tareas, que en ocasiones parecen poco productivas, pero que a medio y largo plazo dan resultados excelentes.

¿Cuál es el perfil intraemprendedor/a?

Son personas inquietas, curiosas y apasionadas, con un perfil creativo, tienen dotes de liderazgo y poseen un alto grado de dedicación a su trabajo, están constantemente buscando soluciones a problemas y nuevas ideas para  mejorar la empresa. No tienen miedo de salirse de su círculo de confort. Buscarán recursos y son altamente autodidactas.

¿Cuál es el papel de la empresa?

Las  organizaciones que fomentan la cultura intraemprendedora, tratan de promocionar y recompensar esta actividad con diversas acciones.  Estas van, desde el reconocimiento público de su personal intraemprendedor, pasando por ascensos, bonos, mayor participación, salarios más altos…

Otras organizaciones que no premian esta práctica, tienen más difícil renovarse, si quieren hacerlo y no emplean sus propios recursos, les resultará más lento (nadie conoce mejor una empresa que sus propios integrantes) y mucho más caro.

Una empresa que no fomente la innovación  (en el nivel que sea), ni con sus recursos internos, ni con externos, está abocada al fracaso.

¿Es oro todo lo que reluce?

Ni mucho menos. A menudo las personas con este tipo de perfil se ven coartadas por muchos factores y no terminan de aprovechar sus aptitudes. Jefes/as poco visionarios que no son capaces de encauzar ese potencial correctamente, salarios bajos que desmotivan al trabajador/a, empleos tediosos y  poco adecuados a sus dotes. Tan importantes son las características intraemprendedoras del trabajador/a como las condiciones para poder emplearlas.

Deja un comentario